INTELIGENCIA ARTIFICIAL 


La I.A. en la informática actual podemos definirla como la capacidad de acción de las maquinas para realizar determinados procesos.

Este campo tiene múltiples usos, Desde el entretenimiento, ya sea en videojuegos y juguetes, hasta en funciones destinadas a formar parte del proceso productivo de una industria; en general se unas en el campo de la robótica. Estas maquinas funcionan básicamente mediante algoritmos y calculo integral


Los programas informáticos se han convertido en una herramienta fundamental en el estudio de un órgano tan complejo como el cerebro. Hoy en día la neurociencia computacional es uno de los campos de la ciencia teórica más efervescentes.

La neurociencia computacional está sufriendo un fuerte impulso en los últimos 15 años. Sin embargo este panorama no lo comparte gran parte de Europa
.
La neurociencia computacional consiste en una formalización matemática de los comportamientos que observamos en el sistema nervioso. "A través de simulaciones comprendemos el funcionamiento del cerebro; cómo este órgano almacena memoria, cómo procesa información visual, táctil u olfativa y otros muchos estímulos".

Uno de los proyectos más llamativos en este campo es el que están realizando expertos en Lausana (Suiza). Están trabajando en la simulación en tres dimensiones del neocórtex, la parte más externa del cerebro, que confiere a los humanos sus características más significativas, como la capacidad de hablar, leer o las emociones complejas.

El trabajo de los físicos, informáticos y matemáticos en relación con el de los biólogos y neurofisiólogos es bidireccional. Por una parte, el modelo matemático obtenido por los informáticos se utiliza para simular cómo reaccionaría un sistema de redes neuronales concreto. Para 'pulir' el modelo artificial "se pueden variar las condiciones para predecir cómo reaccionaría dicho sistema y se observa en el laboratorio si los resultados que propone el programa coinciden con la realidad", 
Por otra, con los programas los biólogos pueden lanzar hipóteis y predecir si son ciertas. Aunque, por supuesto, tendrán que ser comprobadas (o desmontadas) con experimentos en el laboratorio realizados
.